Socialización

No podemos vivir solos y apartados de los demás, necesariamente tenemos que asociarnos a otros hombres y mujeres para: trabajar, aprender, defendernos del medio ambiente y convivir; así como para satisfacer todas y cada una de nuestras necesidades.

¿Porque no trabajamos en equipo?

A muchos se nos dificulta el trabajo en equipo, debido a experiencias negativas en el pasado, y a las ideas adquiridas que nos hacen intolerantes, competidores (para ganar, a como dé lugar) o creernos superiores. Con estas ideas se nos dificulta integrarnos a un equipo, cooperar y armonizar el trabajo. En seguida, confirmamos que “es mejor estar solo que mal acompañado” o que “no necesitamos de nadie para salir adelante”.

Somos Interdependientes

Las personas y los equipos, nos necesitamos, sin esa necesidad, difícilmente conseguiríamos objetivos importantes. Todos los equipos son grupos, pero no todos los grupos son equipos.

La actitud clara de un equipo, implica el aprovechamiento del talento colectivo, producido por cada persona en su interacción con las demás. Un equipo es un conjunto de personas que se necesitan mutuamente para actuar.

Como individuos, necesitamos unirnos a otros seres humanos, afiliarnos a un grupo y formar parte de él. El aislamiento total es intolerable e incompatible con la salud física y mental. Por eso, nos incorporamos a grupos sociales, culturales, familiares, sindicales, empresariales, deportivos, políticos, religiosos, etc.

Relaciones Humanas

Las personas que logran promover, ampliamente, sus relaciones humanas afectivas, alcanzan a comprenderlas y perfeccionarlas, llegan a tener un alto nivel de bienestar.

Nuestro bienestar y prestigio dependen de cómo nos relacionamos con los demás, de cuántas personas se encuentran alrededor de nosotros y cuáles son sus valores y riquezas.

Con afecto, coraje y alegría, conseguimos integración grupal y trabajo en equipo. El afecto nos une a los demás, produciendo amistad y compañerismo; el coraje, dirigido en la dirección correcta, nos integra (nunca nos divide); la alegría entusiasma a todos y fortalece el deseo de cooperar y lograr objetivos importantes.

Sinergia

La fuerza y cohesión que consiguen los equipos de trabajo, proporcionan sinergia y sentido de pertenencia; solo así compartimos objetivos, valores, actitudes y normas de conducta comunes. Un buen sistema de valores, centrado en el trabajo en equipo, orienta el pensamiento, las emociones y la conducta del grupo hacia la integración grupal y el compañerismo.